URUGUAY - Condiciones particulares de los concursos de salto

 Uruguay no tiene un nivel de salto como el de Europa o EE.UU., o incluso de países cercanos, por lo que la responsabilidad de los diseñadores no es solamente de crear competencias interesantes y excitantes, sino que además, deben contribuir al progreso del deporte, para progresivamente acercarse lo más posible a niveles más exigentes, tanto como sea posible.​

 Esto (desde el punto de vista que nos ocupa) se puede lograr diseñando recorridos con dificultades técnicas progresivas, considerando que algunos binomios lograrán el objetivo y otros no, pero tambien hay que tener en cuenta que la equitación del país los precisa a todos, por lo que no se puede desalentarlos en el esfuerzo.​​

 Los Directivos, técnicos, criadores, jinetes y Clubes, son responsables todos por el progreso del deporte, y es actuando en forma mancomunada que se podrá lograr ese progreso. De otra manera es prácticamente imposible. Esto que parece una linda frase es en la práctica solamente eso, una linda frase, ya que se ha intentado muchas veces y nunca dió sus frutos, o por lo menos que permanezcan en el tiempo.​

 Hay una particularidad a tener en cuenta en las diferentes categorías de los concursos nacionales que es la participación conjunta de jinetes profesionales y amateurs, y posiblemente caballos nuevos y caballos experientes, y todos en un mismo recorrido. Muchas veces para los primeros les parecerá fácil algún recorrido al no considerar que la mayor parte de los participantes son de otra categoría, con menos experiencia, en formación, etc. por lo que existen dos opciones: armar sin tener en cuenta los binomios y que los jinetes aprendan a montar (es normal que algunos profesionales piensen así sin considerar que lo que para ellos puede ser fácil, suele ser muy difícil para los otros) con las consecuencias que pudieran existir, o armar con exigencias técnicas en forma progresiva con el transcurso del año como para ir acostumbrando a los binomios menos experimentados a enfrentarse con problemas mayores. Hay una lógica que es bien comprensible sin saber nada del tema. Si yo quiero realizar recorridos muy exigentes, qué debo hacer? La respuesta es simple, hacer muchos recorridos fáciles y de a poco ir aumentando las dificultades. Así de fácil es como se puede mejorar el nivel de los binomios cuando no hay un buen desempeño y cuesta mucho subir de categoría. Hay antecedentes positivos no tan lejanos en la materia, pero lamentablemente o no tanto, no todos pensamos de la misma manera y por esta u otras razones, el nivel no es el deseado considerando el desempeño de la equitación como país.

Ahora cuál es la pregunta o afirmación de algunos jinetes? Si armamos de esa manera cuando vayamos a saltar al exterior vamos a tener problemas porque no estamos acostumbrados a esas exigencias. En principio de los 150 jinetes que pueden participar en los concursos son muy pocos los que van a saltar en el exterior y para esos sí hay que realizar pruebas que los pongan en condiciones, pero por otra parte y conceptualmente fundamental, un recorrido de 1mt.50 en Buenos Aires-Argentina puede ser de un nivel algo inferior a de otro en San Pablo-Brasil, y sin ninguna duda a otro en Aachen-Alemania, por lo que no es cierto que en todo el mundo se ponen exigencias iguales. Las dificultades que pone el diseñador en la pista están acorde al nivel de los binomios que participan y no entender esto es realmente un error o una ignorancia en la materia, o simplemente no se comprende la labor y rol del diseñador a nivel nacional, pero incluso, a nivel internacional no hay ningún diseñador que sostenga lo contrario, desde los más destacados a los que recién comienzan (siempre y cuando tengan capacitación en la materia y no solo experiencia como jinetes).​ En un mundo ideal podríamos decir que los recorridos son iguales en todos lados, pero como ideal que es, también es en la práctica imposible, sin dejar de intentar tender a ese ideal.​​ Es de destacarse tambien, que nunca debe olvidarse que la equitación necesita tanto a los jinetes profesionales (que le dan el nivel deportivo al país) como a los amateurs (que hacen posible el desarrollo y mantenimiento de todo el andamiaje ecuestre), y es responsabilidad de la dirigencia hípica la convivencia de ambos atendiendo y contemplando las aspiraciones tanto de unos y como de otros, ya que se retroalimentan y permiten el desarrollo del deporte cada uno en rol que les toca.​​

Sin duda hay muchos binomios en Uruguay que podrían mejorar y subir de categoría, pero para ello es importante conocer el medio en el que se trabaja, ir en forma lenta pero segura y demostrar que se puede, por lo que no hay en absoluto ninguna duda que esta actividad no puede dejarse en manos de principiantes, ya que la responsabilidad es demasiada como para arriesgar frustraciones, caídas, golpes o simplemente esfuerzos para los que el binomio no estaba preparado a pesar que en ese momento el resultado obtenido hubiera sido favorable. Los esfuerzos desmedidos si no provocan problemas en lo inmediato, se "pagan" a largo plazo y luego ya no hay tiempo para volver atrás, y no es justo echar culpas a los caballos después ya que normalmente, no son los responsables.​ En el Uruguay de los últimos tiempos se han mejorado las sangres de caballos deportivos y tambien se han adquirido caballos en el exterior mediante inversiones que nunca se habían visto en nuestro país, por lo que si el nivel de salto no mejora, lo único seguro es que, en general, no es un problema de caballos. Hay muchos factores que influyen pero sin lugar a dudas un ingrediente fundamental es el diseño de las pistas en los concursos y Campeonatos del calendario (normalmente insuficiente), los que deben permitir y facilitar que los binomios progresen sin dejar de tener en cuenta el espectáculo y la competencia. Incluso es conveniente que cada Club cuente con un diseñador capacitado a efectos de armar los recorridos de entrenamiento de fin de semana cuando por distintas circunstancias no se realizan concursos. Asimismo, siempre debemos tener en cuenta que el diseñador tiene la obligación de no equivocarse, por lo que su permanente actualización y profesionalismo son de suma importancia para el desarrollo de la actividad. Sumándole su experiencia personal y humildad para consultar a los que más saben, que siempre existen, harán posible eliminar al máximo los posibles errores y con ello las frustraciones o accidentes y esfuerzos innecesarios.​ Uno de los errores más grandes que hemos observado en diseñadores nuevos es el no reconocer la diferencia de exigencias en el trazado correspondiente a caballos nuevos y caballos experientes, tal vez, comprometiendo el futuro y las esperanzas de caballos y jinetes. Asimismo, el cambio de recorrido de una categoría a otra en un concurso de fin de semana, debe responder a las exigencias técnicas presentadas en la pista en concordancia con la categoría/nivel de caballos y/o jinetes, además de ofrecer un buen espectáculo tanto para los participantes como el público en general. El cambio de pista debe ser para el nivel de los binomios y no para que se luzca el diseñador que si bien es uno de los responsables directos del espectáculo, debe tener en cuenta que son los jinetes y caballos los que se deben lucir.

Después de un tiempo es tarde; en este deporte es muy difícil volver atrás y las malas experiencias, aunque en el momento no se noten, lo reiteramos, siempre se pagan. Muchas veces es más difícil saltar en Uruguay que en otros países, y si sumamos todos los demás ingredientes (desde pisos hasta atención de los equinos) se torna casi imposible, de ahí lo importante de todos los actores, fundamentalmente del diseñador que a veces, solo con los años de trabajo y la experiencia acumulada, tanto como jinete como diseñando, asegura el eficiente cumplimiento de su función en beneficio del deporte todo.

 Con respecto a las distancias en líneas y combinaciones, como se ha tratado a lo largo del desarrollo de esta Web, la primer pregunta que debe hacer un jinete para considerar si está normal, corto o largo, debe ser: cual es la velocidad de la prueba? ya que los demás ingredientes (abordaje, piso, etc.) lo apreciará durante su reconocimiento a pié, volviendo entonces a recordar que el largo de la batida de galope es directamente proporcional a la velocidad. Aquí valen las mismas consideraciones ya mencionadas, el que no entiende esto es porque no entiende nada, incluso aunque sea un buen jinete que no tiene nada que ver con saber de diseño de pistas.

Otra particularidad que se da en Uruguay es que a veces son los mejores jinetes los que diseñan pistas, siendo que no es lo normal en el mundo. La gran mayoría de los Diseñadores de Pista han sí montado mucho e incluso participado en las mayores exigencias pero no son los Campeones Nacionales, Internacionales, Olímpicos, etc. (alguna excepción sempre confirma la regla) y hay cierto grado de interpretación del porqué. Lo que es fácil para los jinetes "super" puede ser difícil para la gran mayoría, y es para éstos o mejor dicho para todos que se arman las pruebas de fin de semana.

Por último un concepto ya mencionado. Así como hay jinetes que tienen un talento especial para montar, tambien hay otros que lo tienen para diseñar y normalmente, los carriles por los que transitan apoyando el deporte van por separado.